Los Colores De Salento

1:05 a.m.


El fin de semana que acaba de pasar fue muy agradable porque visité el departamento de Quindío (Colombia), nunca había estado ahí y entre los tantos espacios que conocí se incluye Salento, un municipio dentro del eje cafetero que se distingue por  sus casitas antiguas en tapia de barro, salpicadas de color con una arquitectura típica que da la apariencia de estar suspendido en el tiempo para conservar la estética de los antiguos pueblos cafeteros.


Algo que me llamó muchísimo la atención fue el camino para llegar allí, hay bastante naturaleza y demasiados tonos verdes que ni siquiera alcancé a contar. Al llegar al pueblo, caminando a lo largo de la Calle Real (zona peatonal) puedes apreciar sus encantadoras y pintorescas casitas donde resaltan los tonos brillantes y entorno natural; en ambos costados ves una gran variedad de almacenes con artesanías, cafeterías (donde por supuesto me tomé un café delicioso), almacenes con productos a base de café, restaurantes de comida típica (un patacón enorme con una trucha encima) y músicos haciendo  despliegue de su talento en los corredores -de repente crees que estas en otra época!-. Al final de la calle ves 253 escalones que te llevan al cerro de la cruz donde puedes observar a Salento desde arriba con su hermoso paisaje al rededor.




El clima estaba un poco caliente pero muy agradable por eso elegí un look sencillo, fresco y elegí el abanico como el accesorio funcional para no morir de calor! 





No podía quedarme sin compartir con ustedes este mágico e inspirador lugar en el corazón de Colombia y decirles que vale la pena visitarlo, los habitantes son muy amables. La verdad me hubiera gustado ir con más tiempo para hacer los famosos recorridos ecológicos, pero será la excusa para regresar!










à bientôt





Hasta el proximo viaje!
Gracias por leer y vuelvan pronto.
K.K

You Might Also Like

0 comentarios