Comic Con Me Dejó !Plop!

6:08 p.m.


Por la mañana, luego de una ducha y con el pelo aún mojado, las mujeres deberíamos abrir nuestro armario y decir en vos alta: “Hoy voy a ser poderosa”. Y no me malinterpreten, no es una cita de un libro empolvado de superación personal (aunque suene a frase de Walter Riso jajaja). Es un mantra, un rito de la desnudez, para usar la ropa como una armadura: nuestro traje de batalla. El fin de semana pasado por ejemplo me vestí para Comic Con ¡vaya reto! ¿Cómo enfrentar a las criaturas de ensueño sin parecer una copia en promoción?

Pues monté en mis tacones cuán valquiria y me santigüe con un frasco de perfume (si la mujer maravilla quedaba lista dando vueltas como el Demonio de Tasmania, no veo porque yo no pueda hacer algo parecido), allá vamos, me dije. Por el camino,  miraba por la ventana del Uber pasar la ciudad a toda prisa, justo como vería Superman este valle desde lo alto si llevara el afán que yo tenía. Pensaba en él, en mi amado y sensual Clark Kent, acercándose a mí, tomándome por el pelo y…. bueno, no perderé los estribos (luego compartiré mis fantasías con Clark, y mi odio por la quita hombres de Luisa Lane). En medio del idilio mental, llego a la Comic Con: ¡Oh Por Dior! Es una versión con súper poderes de Colombiamoda. Hay hasta hombres en falda como Marc Jacobs, bueno, en lugar de un Birkin llevaban una espada de foamy, pero para mí era suficiente, estaba disfrutando de una estética diferente a lo que mis ojos están acostumbrados, Geeks, Gamers, Cosplay, Otakus, Vikingos nueva era y un montón de tribus urbanas "Freakys" (Sí, a mí también me toco Googlear algunas) que nunca había escuchado en la vida.

Fotografía: Alejandro Orozco Osorno
Algo que me parecía interesante era ver como todos disfrutaban y lucían con naturalidad sus disfraces o vestiduras que encarnaban un personaje intangible, entonces fue cuando encendí mi motor  de Coolhunter y volví al día siguiente para confirmar eso que había percibido:  Era el evento perfecto para que los asistentes sacaran su otro yo, ese que esta fuera de la cotidianidad y puede comportarse diferente, es fascinante ver esas personas y la representación que hacen a través de sus trajes y especialmente su actitud promovida por su propia creencia que ha operado tanto en la vida cotidiana como en la ficción, algo que comprueba lo que menciona Richard Seneth de Theatrum Mundi en su libro "El declive del hombre público" sobre la estrecha relación entre el escenario y las calles, por los comportamientos que adoptaba la gente dentro de la sociedad y habla sobre el puente que se construyó entre la realidad de la vida y del teatro, específicamente cito "Así como el actor despertaba los sentimientos de las gentes sin revelarles su propio carácter exterior al escenario, los mismos códigos de creencia que empleaba le servían al público para un fin similar" esto en el escenario que viví en la Comic Con se palpa desde el momento en que una persona se identifica con un personaje (entre tantos que son creados para el abanico de prototipos en personalidades) decide disfrazarse de tal y además lo lleva a su cotidianidad, a su ejercicio del vestir,  a sus adornos y su comportamiento; ese puente que a su vez brinda  a las personas los medios para ser sociables o incluidos en terrenos impersonales y se transforman en  tribus urbanas de lo cual estoy absolutamente convencida que esa representación de un personaje por medio de vestidos, no es más que una representación de ellos mismos.

Fotografía: Alejandro Orozco Osorno


Considero que merece un aplauso la calidad de disfraces que vi en este evento, se notaba la pasión y el empoderamiento que llevaban al hombro quienes los lucían (pues no eran simples trapos, era cada uno, la gran personificación desde un maquillaje impecable, una actitud abrumadora, accesorios y complementos, parecía que no les faltaba un solo detalle, ni el más mínimo; mientras los asistentes querían fotografiarse con ellos pude observar detenidamente todo y eso me motivo a contárselos a ustedes ya que fue una gran experiencia desde esa estética un tanto desconocida para mí,  la relación de su vestir con sus estilos de vida.

Fotografía: Alejandro Orozco Osorno

Fotografía: Alejandro Orozco Osorno

Fotografía: Alejandro Orozco Osorno

Fotografía: Alejandro Orozco Osorno.

Fotografía: www.bajoasfalto.com
Fotografía: www.bajoasfalto.com

Fotografía: www.bajoasfalto.com
Fotografía: www,bajoasfalto.com
Gracias por leer y vuelvan pronto,
Kokki.

You Might Also Like

0 comentarios