Latina Estéreo, la salsa en doble canal

2:49 a.m.

"Oye sonar las trompetas
oye los cueros sonar
Ricardo viene de frente
con su sonido bestial"


Como auguré en el primer post de la feria ya salieron las bestias, y con esta frase inmortal de la salsa, Jorge Duque, libera los monstruos que atormentaron los ochenta y principios de los noventa, como quien lanza un conjuro que emancipa.  Las imágenes de las avionetas tipo Cessna bañando los campos de amapola, la salsa hirviendo en las barriadas y el sonido de las palmeras, están presentes  en referentes estéticos que van desde Latina Estéreo (sí, la emisora que Jorge escuchaba en su cuarto en su adolescencia en los ochenta) hasta la obra de Pablo Ruiz y Juan Fernando Herrán –Espina Dorsal-. Duquevelez revive época trayendo parches con imágenes de pacas de marihuana y la hacienda Napoles, también con chicles en cristales y todo aquello que puso a vibrar los ochenta en toda su expresión.


 “Entre el año 89 y el 93, el tiempo del colegio, asumí mi vida como gay, eso fue toda una catarsis. Lo que yo vivía se replicaba -y de eso estoy seguro- en todas las ciudades de Latinoamérica. Ese despertar del ADN de nosotros como latinos, un momento donde vivías el caos, la época disco y la violencia extrema, estábamos profundamente influenciados por esos dos canales: lo sórdido y lo funk. Entonces así nació Latina Estéreo, porque así vivíamos, en el doble canal del estéreo”.



La teoría del caos es un pilar de la colección Latina Estéreo, que hunde sus raíces en experiencias tétricas como el secuestro del novio de Jorge Duque, edulcorado con el furor de los tiempos de salsa en los Jorge fue echado de muchos colegios y terminó en el MUA de Envigado. La calle, el graffiti y los timbales trazan una pasarela que, para mí, merecía ser inaugural.




Las joyas de Tous fueron el balance perfecto para llenar de glamour una historia tan íntima como la nuestra, por alguna razón la contextualiza y le da esa importancia global. Sin duda presenciamos una pasarela que no se va a olvidar en la historia de la feria, es contundente como un golpe, afilada como un puñal y movida como la más brava de las salsas: en síntesis, el infarto hecho década. 


Ph: Vía Inexmoda

You Might Also Like

0 comentarios