Arkitect, una delicia en cuatro actos

8:01 a.m.


Me encanta cuando las cosas están hechas con calidad porque son contundentes. Cuando la moda está bien hecha, sobran los adjetivos. Es el caso de la pasarela Arkietct, una firma que aglomeró un grupo de monstruos del diseño que nos renuevan la fe en la moda nacional, su desfile grita profesionalismo y buen gusto (y no lo digo por la presencia de Alssandra Ambrosio en pasarela). Amé la estructuración del desfile y la puesta en escena, todo se sintió muy limpio. Sin embargo me invade la nostalgia por las pasarelas que no lograron este mismo nivel de Arkitect (pocas ellas, pero inolvidables), y lo peor, por unos errores tan tontos…

Y es que un desfile debe ser impecable en su factura. Desde el estilismo, hasta el casting – y en esto, que pena y todo, fallaron muchas marcas. -Qué credibilidad puede tener una marca que pone en la misma pasarela a la Toya Montoya o a Carolina Suárez (unas de las caminatas más impecables del país), con unas mujeres que parecían ser unas primas muy queridas de los diseñadores... la verdad ese tipo de “ligerezas” no tienen presentación en marcas que buscan mercados internacionales. Había chicas que caminaban como lo harían los elefantes con patas de araña de Salvador Dalí, sentí un poco de pudor. Recuerden que las pasarelas no son para hacerle favores a las cuñadas que son muy bonitas, o las vecinas que siempre soñaron con ser reinas, por favor. Para cerrar el tema de las modelos (una espinita que me quería sacar) quiero dejar muy sentado que no es un problema de belleza, porque todas estaban divinas, sino de adiestramiento. Algunos desfiles parecían una procesión en Popayan, cada una con su tumba´o: ¡unidad de estilo señores! (jajaja sé que no volverá a suceder, y les van a enseñar a caminar).

Volviendo al tema, porque no quiero que se me escape ningún detalle, hablemos de diseño:

Uno, Camilo Álvarez: con Camilo me pasa algo extraño, nunca me ha gustado por completo su propuesta, pero no puedo dejar de reconocer en él un diseñador íntegro y con futuro. El hecho de no pensar en usar algo de él no me nubla el juicio, lo considero un creador insignia y eso se lo ha ganado a punta de calidad e ingenio. Valoro mucho la fuerza que transmite su propuesta, inspirada en su madre, una mujer santandereana que no usa aretes, Camilo redefine la elegancia y le da un giro a la típica feminidad en toda su marca. Eso me encanta de él.



Dos, Renata Lozano:  "Ante la invitación para participar en este proyecto , la primera frase que se me pasó por la mente fue : ‘¿Qué quieren y buscan las mujeres hoy a la


hora de vestirse?" Desde ese preciso instante y hasta hoy,  me he puesto en la tarea de prestar más atención a sus pensamientos, emociones y diferentes roles que cumple en su vida; de aquí nace mi inspiración. Queremos ser auténticas, poderosas, versátiles y definitivamente disfrutar mucho más (…) Pienso que esta colección está cargada de piezas para componer un closet inteligente, contiene mucha información para lograr looks auténticos a partir de prendas cotidianas con un toque divertido”. Y ante estas frases de Lozano no puedo dejar se asentir con la cabeza, su propuesta me tiene cautiva desde entonces.



Tres, Isabel Henao: Isabel combina detalles de sastrería oriental con sastrería occidental, unidos a grandes clásicos de la moda reimaginados, como el trench coat o el vestido negro. Los baña en esa delicadeza tan de ella, un refinamiento que atrapó desde niña, mientras corría en los campos de flores de exportación de su tío. Allí las orquídeas, las gipsofilias y los anturios fueron sus primeras clases de diseño, de allí que en sus prendas podamos ver el estampado de flor de loto a gran escala: “Es una invitación a hacer parte del dìa a día de la mujer colombiana, y es una bendición estar de la mano de una partner como el Èxito para encontrar ese guardaropa ideal” Afirma Isabel (un reconocimiento a la fidelidad que ha tenido a su esencia).



Cuatro, Jorge Duque:  No sé si aún estaba embriagada con Latina Estéreo, o el ADN de Jorge duque se vio disuelto en la marca Arkitect. La piezas que Duque mostró fueron interesantes, pero no fulminantes (que era lo que esperaba ajaja). Los abrigos con hechos en maya me dejaron intrigada, pero más allá de ello, pocas sorpresas atesoraba su colección (aunque con la otra era más que suficiente jajaja). Jorge manifestó que tuvo algunas limitaciones en materia de cortes, debido a que algunas de sus propuestas no eran viables para ser montadas en una línea de producción a gran escala (uno de los busos que propuso requería más de setenta cortes).



Bueno, esto por ahora en cuanto Arkitect, una firma que además de su cuidado diseño (vemos que recluta las mejores cabezas de la industria), también tienen un fuerte sentido social, ya que los talleres que se encargan de la producción están integrados en su mayoría por madres cabeza de familia. Bien por ello, lo bueno y lo bonito si caben en la misma caja.



Ph: Vía Inexmoda

You Might Also Like

0 comentarios