Un adiós tardío

7:45 a.m.


Siempre, o casi siempre, es sano dejar decantar las emociones. Por ello me tomé una semana, con sus noches, para que la Feria saliera de mi cuerpo. Digerirla y pensar. Hoy, que creo ser sólo espíritu (me gusta mentirme a veces jajaja), quiero mirar las propuestas en perspectiva, porque ya no se trata del evento, que muere con la víspera,  sino de la maquinaria que activa. Lo que vimos en pasarela llega a las fábricas, sin luces y sin música. Las heladas líneas de montaje toman las prendas que acariciaron los diseñadores durante meses  y las reproducen, en segundos y al infinito, como en el juego de dos espejos.  Aquí comienza la danza de las cifras, el maná del que se alimenta la industria.

Allí radica uno de los pilares de mi pasión por la moda,  no se trata de ponerme un moño en la cabeza y verme linda (Que también me encanta), sino el ver cómo la industria dinamiza, y con un vigor fulminante, a  todos los sectores de una economía creciente. Los cierres de negocios de más de 13 mil compradores y el crecimiento cualitativo  de la feria, convierten a Colombiamoda en una piedra angular para la economía nacional con impacto en el PIB (No se trata de un San Andresito fashion como muchos lo quieren hacer ver jajaja).



Pese a la expansión y las alentadoras cifras que nos deja esta edición de Colombiamoda, este año no sentí esa complicidad y cercanía con la gente (como si la viví antes). No sé si tenga que ver con la certificación de la UFI (The Global Association of the Exhibition Industry) y los exigentes parámetros que pide, o el crecimiento intrínseco de la Feria. Sea cual sea la situación, no podemos desperdigar una comunidad que se ha venido afianzando, no permitamos ser tragados por el mismo monstruo que creamos (Un monstro que adoramos y le damos galletas, pero que debemos saber manejar). Por supuesto, esto no desluce para nada la sonrisa que me produce ser parte de unas ferias más importantes de Latinoamérica, y lo digo con todas las letras y todo el orgullo: Colombiamoda está compuesta  desde los talleres de mujeres que confeccionan en masa, hasta el atelier más chic de Diseñador. Todas sus piezas son indispensables, como en un reloj,  por eso somos un sistema y no una agremiación o un clúster.

Bueno, como ya les eché mucha carreta económica, les dejo un bomboncito para alivianar: una entrevista con Kika Vargas, y algunos detalles del nacimiento de Sakura.




Son las 10:20 de noche en Medellín y Kika se ve fresca como la menta…

KK: ¿Cómo es tu proceso creativo?

KV: Nace de experiencias, de cosas que voy viviendo, que me impactan y  conmueven. De esas  cosas que cambian la vida, en este caso fue por un  viaje a Japón que hice. Me impacto su cultura y su gente me pareció impresionante esa disciplina y sobre todo esa elegancia tan marcada.

KK: ¿Qué buscabas con esta colección en especial?

Traducir, quería traer ese mundo de oriente a occidente. Ellos se han adaptado mucho a nosotros pero nosotros no tanto a ellos, y pues llevo todo eso a Italia, que es el otro extremo, un mundo tan romántico, todo lo que es Valentino.

KK: ¿Qué te inspira del Japón y qué de Italia?

KV: De Japón, Sakura, el Cherry blosom;  esa disciplina de ellos de ver el árbol de cerezo florecer, con esa paciencia… ven cómo se desarrolla ese árbol –Pienso mucho en ellos cuando estoy en un trancón jajajaj-
Y de Italia los los boradados, las texturas y las sedas, pensar en Italia es pensar en seda inmediatamente. Que es una fibra tan característica de Kika, por eso aludo a Italia, no como país, sino como referente.



KK: ¿En qué palabra te gustaría que la gente pensara al salir de tu desfile?

KV: Me gustaría que pensaran que fue una colección cargada.

KK: ¿Qué haces cuando estás bloqueada?¿Cuáles son tus rituales para diseñar?

KV: Cuando no me llega nada, voy a una floristería o a un mercado de flores y armo floreros, sean para mí o para regalar. Hay días que uno no tiene inspiración, pero mi esposo me hace playlist en Spotify, ahí está la música que inspiró toda esta colección. Es todo lo que estuve oyendo estos tres, cuatro meses.
(Acá se las dejo para que salga su Sakura interior jajaja CLICK AL LINK)

https://play.spotify.com/user/kikavargas_/playlist/1msCDE3PseJsJdMuaXakIz

KK: Danos un adelantico de lo que será tu perfume...

KV: Nunca jajaja

Luego de batallarle un rato (porque no me iba a dejar con la duda) me filtró que no será frutal, porque odia el melocotón y que busca algo fuerte y masculino en una fragancia para mujer  (Yo creo que va a usar maderas, puso cara misteriosa cuando le pregunté jajaja). El último dato es que lo utiliza desde que tiene 15 años… les estaré filtrando más pistas.




Por mi parte, nada más que añadir. Así termina mi reporte de Colombiamoda 2015, decantado y sentido, como ustedes lo merecen. Chaito. 

You Might Also Like

0 comentarios