Un look al estilo 70´s

1:00 a.m.



Odio la rutina. Sé que el mundo me pesa cuando me descubro mirando hacia el suelo, como quién no quiere saber qué pasa en la vida sincrónica que nos agobia (Ya comprobé que es un mal que aqueja a Katerina y a Barack Obama; a Anna Wintour y la cajera del Carulla.  El tedio es universal). Iba pensando en eso, arrastrando una nube negra y amargada sobre la cabeza, hasta que ocurrió: En plena avenida El Poblado, en medio de los ceños fruncidos y las caras sudadas, pasó un carro azul trayendo consigo una brisa fresca. Lo miré porque era inevitable ignorar que en la noche más definitiva de un jueves cualquiera, retumbara en él Abba, a lo que le daban las bocinas. ¿A quién se le ocurre escuchar eso un jueves?- pensé-,  luego vi a la señora que lo manejaba, con una sonrisa más grande que el parabrisas, y esa cara de: “estoy a muchas décadas de distancia y no me importa la vida”. Ahí me di cuenta que el alivio para el hastío es el escape, perderse en la mente, huír de estos días pegajosos y detestables.

Tomé entonces el celular, y reproduje la misma canción de la viejita hippie como quién trata de usurpar su alegría.
Gimme! Gimme! Gimme!
A man after midnight,
Won't somebody help me
Chase the shadows away

Gimme! Gimme! Gimme!

No soy tan audaz para ponerla a todo volumen, pero la repetí hasta el delirio. El señor del Uber me iba a bajar (lo supe por su mirada jajaja). Cuando llegué a mi casa, estaba cargada de todo el caudal vibrante y bohemio de los setenta, así que decidí, sólo por el placer de quebrar la rutina y cachetear este jueves,  volcar mi caja de maquillaje y llenarme la cara con el espíritu de la década. Se trata de ser rebeldes señores, se trata de vivir el mundo a lo Kiss pero con la elegancia de Sofia Loren, de ser escandalosa como el Watergate pero ingeniosa como el nacimiento de Microsotf, se trata de… ustedes me entienden, de enterrar esa domesticación tan propia de estos tiempos. Es por ello, que les dejo estos pasos para ponerse los setenta de máscara, y abatir con ella el agobio y la inseguridad. Es un maquillaje para sentirse serena, para gritar sin culpas y sobre todo, para vivir despacio, es justamente como yo hubiera ido a woodstock.

acá va el paso a paso para conseguir un look con todo el espíritu de la década


Base

La apariencia de la piel debe ser lo más natural posible así que trata de no poner muchas capas de productos para evitar que se vea recargada. inclínate por bases 3 en 1 como está Pre-base Facefinity all day primer que ayuda a alargar la duración del maquillaje manteniendo un look perfecto durante todo el día. Yo la recomiendo porque matifica la piel, Contiene micro-correctores que absorben el exceso de grasa, con tecnología Flexi-hold y además Contiene FPS 20. Increible que con una sola capa haga mil cosas por la piel.




Sombras:
La paleta de otoño es un gran aliado para este tipo de maquillaje, combinar varios tonos tierra con beige remarcando el hueso del parpado con el color  más oscuro



Delineado:
Marcar la mirada de la manera más profunda era un Must en los 70´s, usa un delineador fuerte con un tono negro oscuro o un lápiz de kohl, marca la línea de las pestañas superiores e inferiores y deja que tus ojos sean el centro de atención del maquillaje.



Pestañas:
Como sabemos que los ojos son la parte más importante de este maquillaje, las pestañas deben darle ese toque dramático, debes usar la mascara que te haga ver más largas las pestañas e incluso agrega uñas postizas como hacían en aquellos tiempos.


Rubor:
Evita los tonos marrón o los colores muy llamativos como fuscia o fuertes rosa, los tonos durazno, rosa viejo pueden en pequeña cantidad y sin marcar el pómulo funcionar perfectamente para lo que queremos lograr.



Labios:
Lo mejor es usar tonos claros, muy cercanos al color de tu piel porque debe haber un balance para no competir con los ojos y el rubor. Agregarle un poco de brillo puede darle ese toque glam.



Styling:
Puedes complementar con un peinado romántico,  las trenzas, los recogidos a medio pelo pueden ser tus mejores aliados ¡Eso si! deja que se vea un poco desarreglado para que le de ese aire hippie chic a tu look.



Capturar la esencia de las cosas va mucho más allá que parodiar sus iconos más venerados, no es un disfraz sino una declaración de libertad con toques de modernidad. La idea es combinar las fuerzas que dominaron la época, el boho y hippie chic, el glam rock, junto con  la tensión social del momento. El maquillaje es una forma de asumir el mundo, una posición ante la vida, no se les olvide. 


Este artículo ha sido patrocinado por Max Factor, todas las opiniones aquí expresadas son de la autora de este blog, Katerina Kokkinaki

You Might Also Like

0 comentarios