Semana de la moda ¿más de una?

9:36 p.m.



Siempre le escuché decir a las abuelitas que uno no puede tener todos los huevos en una misma canasta (Ya es bastante traicionera la vida como para confiar uno tanto en el destino), y no engañaré a nadie, es una filosofía que me ha acompañado tanto en mi vida profesional, como laboral.  De niña, creí ciegamente en sus adagios, de grande, ya no tanto.

Luego, cuando uno crece y va conociendo sobre los negocios –poquito, mucho o nada-, comienza a darse cuenta de que en realidad, a veces, ciertos espacios e industrias necesitan de un salto al vacío, de actos de fe. En oportunidades es importante volverse visible, unir esfuerzos para “hacerse más grande y espantar el tigre”.  En esta misma línea, pienso (Yo, Katerina Kokkinaki, sola en mi intimidad jajaja) que otra feria de moda, que nace sobre el cadáver de otra ya extinta –Círculo de la Moda-, y busca consolidarse como un espacio definitivo, no necesariamente llenara de lirios la industria y el Sistema Moda.



Ya he manifestado lo absurdo que encuentro hablar de una “Capital de la Moda”, o una centralización de la industria. Es algo que, y pienso que todos estaremos de acuerdo, tiene la misma decadencia propia de cualquier título nobiliario. En esta oportunidad –de cara a las dos ferias- encuentro un poco innecesario tener una vitrina que exhibe lo que ya está expuesto. Una declaración que va en contra de todo el discurso de Sistema Moda, que tanto ha costado construir y que deja la sensación de una industria quebrada y sectaria. Todos los países con fuerza en moda centran su atención en una plataforma única que aglomera lo mejor de su producción, nutrida con espacios para nuevos talentos y propuestas, claro. Milán, New York, Londres, París; Rio, México… son los exponentes de lo más granado en su contexto, saben de lo que hablo, poder decir “La” semana de la moda, y no “Una” semana de la moda.

Es claro que Bogotá necesita un espacio que aglutine su producción de la moda, es una ciudad gigante y portentosa. Pero de lo que no estoy segura, es si ese espacio necesariamente deba ser un Fashion Week. Me atrevería a pensar, con toda cautela, que hacer más pasarelas no es hacer más moda, que luego del desfile el diseñador no es más diseñador que antes, y que buscar prótesis –de ese tamaño- a un sistema que no la necesita, es meter el palo en la rueda, de una manera muy fashión, pero igual de catastrófico.

Sea como sea, espero que El Dorado nos deje con la boca abierta. Me parece una idea audaz todo esto de presentar la feria en un aeropuerto, mientras el puente aéreo vive su rutina cotidiana. Estaré pendiente de lo que ocurra durante estos días, para contarles en mis redes sociales al final qué tal. 

Les mando un abrazo grande.

You Might Also Like

0 comentarios