Vestido de boda ¿sueño de novia?

9:18 a.m.



¿Cómo iniciar con el especial de novias? No podría ser de otra forma, la respuesta grita, sale por los poros: ¡El vestido! Más que un objeto o un traje tradicional, es la expresión de todo el sentido que va a tener la ceremonia, es la síntesis de toda una historia, la bitácora de un romance. Los hay holgados y ceñidos, clásicos, vanguardistas; simples y suntuosos, pero sin importar su esencia, siempre cumplen la misma función: un pacto con la belleza. En cada boda a la que soy invitada confirmo una teoría que traigo desde hace años, y me ronda la cabeza como la tonada de la marcha nupcial y es que, pese a que la ceremonia del matrimonio tal como la conocemos es un rito centenario, parece que no se ha terminado de inventar. No lo digo porque falle —aunque ha ocurrido— sino porque en cada ceremonia vemos que hay tantos elementos que cambian, tantas maneras válidas de dar el sí, que parecen actos únicos e irrepetibles, y eso, claro, nos encanta. Así debe ser.

Buscando la respuesta, o mejor, la clave, he buscado a dos expertos en el tema de vestidos de novia, ambos de toda mi confianza, para que juntos, capturemos ese espíritu de lo que debe ser un vestido de boda, como quién atrapa las notas de un perfume (Ojo futuras novias, reciten estas palabras como mantra en las pruebas de sus vestidos). Desde el universo nobiliario y metódico de las siluetas de El Duque, hasta los encajes y la frescura de las creaciones de Luisa Nicholls, lo mejor de ambos mundos, en exclusiva para este especial de novias. Sin más preámbulo, que hablen los expertos:


LUISA NICHOLLS

Para la casa Nicholls el matrimonio comienza en el vestido, lo considera como la primera pieza del rompecabezas de la boda, y entorno a él debe ser acomodada el resto de la ceremonia. Está convencida de que un vestido de novia — cualquiera sea— debe contar una historia, reflejar a la novia y lo que ha soñado de sí misma. Cada mes pasan por su taller cerca de 40 novias, y siempre les dice la misma frase: “El vestido es para siempre”. Y claro, si bien la comida y la ceremonia son pasajeras, el recuerdo de ese momento permanecerá en la memoria hasta la muerte, e incluso después, cuando inspire a próximas generaciones —hijas, nietas, sobrinas—.



EL DUQUE ATELIER

Por su parte, Camilo Serna, autor de la firma entiende en el ejercicio de hacer un vestido de novia, una manera para validar el oficio, debido a la destreza técnica que requiere, siempre enmarcado en la idea de “Una pieza excepcional”. Un vestido de novia en El Duque debe ser prolijo y comunicar ese momento especial: “Lo que busca un vestido de El Duque en una novia es honrar el amor, es un tributo a la belleza de quién lo porta”. Recomienda especialmente huir del cliché, encontrar lo único, lo que verdaderamente merece ser llevado, porque cada novia debe llevar una “carga conceptual”, y esa prenda debe ser fiel a la historia que la sostiene.




Luisa Nicholls:

La diseñadora industrial, con énfasis en textiles, ha utilizado el saber de su carrera para combinar el detalle y la delicadeza de la técnica artesanal, con la estandarización y la calidad de la industrialización. Sus vestidos son hechos a medida y sobre pedido: “Todas esas novias han pensado en algún momento en ese día, y para ellas puede ser difícil plasmar lo que se han soñado durante tanto tiempo en el vestido. El reto está en materializar esa sensación, hacer realidad esa idea que tienen en la cabeza”. Para Nicholls, el vestido perfecto se encuentra cuando la novia siente que lleva puesto ese sueño con el que se quiso casar. 

Vestidos y Accesorios Luisa Nicholls
Vestidos y Accesorios Luisa Nicholls

Vestidos y Accesorios Luisa Nicholls
Vestidos y Accesorios Luisa Nicholls

El Duque Atelier

El Duque prefiere adaptar el vestido a la novia y no la novia al vestido: “Lo que debe buscar una novia en su vestido es que hable de ella, que sea como ella se quiere sentir. Debe buscar majestuosidad, es un acto simbólico, es un rito para el amor, entonces el traje debe ser ceremonial, como una venia a ese amor”.

Vestido El Duque Atelier
Vestido El Duque Atelier

El Duque Atelier

Ahí les dejo la duda. Dos diseñadores, con universos completamente diferentes y propuestas casi contrastantes, que se unen en un solo criterio: el vestido es la realización del sueño, la prueba de la historia que se hacer realidad—mi parte favorita—. Qué hable ahora o calle para siempre. Muchos besos y esperen el próximo post, sobre los vestido de las invitadas…

Besos y Abrazos
|K|

You Might Also Like

0 comentarios