un recorrido olfativo

5:30 a.m.


Tengo una idea que nos hará millonarios a todos (No, no es un multinivel jajaja): ¿No les ha pasado que van por la calle y pasa alguien oliendo delicioso, tan fragante como para abrazarlo así sea feo, tan rico como para preguntar cómo se llama ese perfume. Por desgracia, si uno se atreve a hacerlo queda como una loca buscona, si es un hombre del que se trata; y como una envidiosa sin remedio, si hablamos otra chica. Por ello, y en compañía de los ingenieros de Apple (es mentira jajaja), propongo desarrollar un Shazam para perfumes: Sólo habría que acercarse disimuladamente al objetivo, y poner el móvil y fingir que hace otra cosa  (puede mirar al techo como si hubiera una araña). Ahí les dejo esta útil idea.


Sea esta la mejor forma de hablar de un mundo tan embriagador y místico como la perfumería. Un arte, una ciencia, una religión: todo y nada a la vez, es ese accesorio invisible que cuenta todo de nosotros, incluso antes de que abramos la boca. Buscando más claves de este universo sensorial, viajé junto con Natura a conocer a la experta perfumista Verónica Kato, una profesional que en exclusiva diseña los olores que llevaran miles de mujeres en Latinoamérica.


Kato nos enseñó como nacen los perfumes, algunos pueden tener hasta 300 ingredientes, de una gama de más o menos 2.500. Es increíble la responsabilidad que tiene, ya que de estas mismas bases han salido desde los perfumes más icónicos, hasta esos que te hacen marear en el metro ¿Quién diseñará eso? ¿No se habrá muerto todavía?

Lo que quiero compartir con ustedes, como un imperdible de la perfumería, es la importancia de expresar la individualidad por medio de un olor, de allí la mala idea de regalar una colonia (a menos que se sepa cuál se usa usualmente, ahí es diferente).


Las familias olfativas, mis favorita, expresan más que un grupo de olores, por ejemplo las florales, sensualidad y ternura; las cítricas, ritmos de vida energéticos y dinámicos;  y frutales, pensadas para los estados de ánimo alegres y audaces. Aunque no soy la más fanática de las maderas, se me hacen muy masculinas, también una fragancia con estas notas da mucho carácter y fuerza a quién la porta.







Acá les dejo algunos apartes del recorrido, y por último recuerden aplicarse el perfume en los puntos palpitantes, eso es: muñecas, cuello y rodillas, y eviten a toda costa ese mantra de solteronas desesperadas, que dice: “Por si me besa, por si me abraza y por si las moscas (aplicando en zona íntima como si con ella trabajara jajaja)”.


PD:

·Según cifras de la marca Natura, cerca del 80 por ciento de las mujeres colombianas usan perfume o colonia a diario.

·Para 2016 Natura planea 15 lanzamientos de nuevas fragancias. 




Besos 
|K|

You Might Also Like

0 comentarios