El check-in en #AXDW

2:49 a.m.


Siempre, o casi siempre, es sano dejar desatar las emociones. Por ello me tomé unos días, con sus noches, para que la semana de la moda de Atenas se filtrara en mi cuerpo, digerirla y pensar. Hoy que creo ser sólo espíritu (me gusta mentirme a veces jajaja) me he dado cuenta que a lo largo de varios años en la selva de la moda he aprendido a moverme. Muchas veces pisando en falso y cayendo en abismos, otras, corriendo con más suerte y aferrándome a lianas que me llevan a paraísos ocultos. En esta jungla del vestir se apilan toda clase de criaturas como fieras que abrevan de un pozo de agua fresca. He sido presa de muchas de ellas y también he depredado a algunos. Pero hoy, hoy es diferente, he mutado en una criatura nueva. Y ese regalo de la evolución no lo dan a la entrada de ningún desfile ni viene en el bolsito de Chanel. Se aprende y con sangre (mis pies pueden dar fe de ello). Hoy, después de una semana y frente al espejo, me di cuenta que desvestí a una mujer nueva, una Katerina etérea que comienza a dejar atrás absurdas ataduras.


Después de haber abandonado un poco el blog y alejarme de eventos y presentaciones, fue muy emocionante volver a relacionarme con pasarelas, diseñadores, desfiles, stands y expositores, modelos, maquilladores, estilistas, fotógrafos y miles de personas que hacen este apasionante mundo de la moda posible, que pronto les voy a ir contando en las próximas publicaciones o ¿acaso no les da curiosidad cómo se vive la moda en Grecia? Pues como dicen los Instagramers: Stay tuned.











FOTOGRAFÍA: Roberto Cano @robincano

You Might Also Like

0 comentarios